Regalarnos nuestra propia amistad: un camino de paz para sanar los conflictos interiores

”Inspirando,

vuelvo a la isla en mi interior.

Allí hay arboles bonitos

y ríos de agua clara.

Hay pájaros, luz y aire limpio.

Expirando me siento segur@

disfruto de volver a mi isla”

Thich Nhat Hanh

Muchas veces, cuando empiezo un taller, una charla o incluso una sesión de acompañamiento individual, me gusta tomar unos momentos para “llegar”, o sea, para darme el espacio de realmente acogerme y sentirme en todas mis facetas, a la vez invitando las otras personas a hacer lo mismo, para generar aquella calidad de presencia que haga el encuentro más autentico y profundo.

walking meditation

A lo largo de los años esta sencilla práctica de “hacerme presente” se ha convertido en algo bastante natural, cómo si fuera un momento de descanso, de “volver a casa” y me genera mucho alivio y bienestar, a la vez, me doy cuenta de lo poco usual que es regalarnos estos momentos en el rítmos frenético de nuestro día a día. Parce que estar en silencio unos momentos escuchándonos sea una tarea casi imposible y a la vez luego nos preguntamos cómo podemos lograr más conexión, calma, presencia y bienestar en nuestras vidas. Si queremos tener relaciones más honestas y harmoniosas el primer paso es restaurar la paz en nuestro interior, y el tipo de escucha y aceptación propuesta en este artículo puede ser el primer paso en descubrir una atitud más amorosa hacia todas las partes de nuestro ser. La resolución de conflictos empieza con la voluntad de entenderse, con la empatía.

Me parece importante romper el mito que estos momentos sean algo especial, que se tiene que hacer en una manera espacial, en un lugar especial, con aparatos especiales (cómo inciensos, campanas, música etc.). Realmente la cosa es mucho más sencilla, tan sencilla que no hay argumentos lógicos para no hacerlo. Cualquier momento del día se puede convertir en un momento de escucha: preparar la comida, caminar por la calle, tomarse una infusión, conducir el coche…

En cualquier momento del día podemos encontrarnos con nosotr@s mism@s y hacernos la simple pregunta: “¿Cómo estoy ahora? ¿Qué hay en este momento?”, como si fuéramos viej@s amig@s.

Desde estos momentos de conexión surge la posibilidad de integrarnos, de recoger todas las partes que se había separado y volver a juntarlas en nuestro ser: las sensaciones, emociones y pensamientos todos hacen parte de lo que somos. Esto no es nada más que desarrollar nuestra capacidad de ser conscientes y a partir de allí nuestras acciones e interacciones tienen mayor posibilidad de ser conectadas, coherentes, autenticas y más libre.

Esta calidad de presencia es, para mi, la base de la Comunicación Integrada, sin ella el proceso se convertiría en algo mecánico y desconectado, más complicado y probablemente ineficaz.

Hay un otro punto que es, para mi, muy importante. Tomar consciencia es el primer paso, el segundo, muy importante, es acoger lo del que somos conscientes con compasión y empatía.

Tomar consciencia del hecho que hay rabia o tristeza dentro de mi y luego empezar a enredarme en ellas, cuestionando, juzgando, huyendo, racionalizando, deliberando etc. no suele traer los resultados deseados de paz y conexión.

En el Focusing tenemos una herramienta muy valiosa para conectar de esta manera. Nos acercamos a nuestras emociones como si fueran un animal silvestre que no queremos asustar. Nos hacemos muy tranquil@s y quiet@s, y simplemente observamos lo que se manifiesta con la máxima curiosidad y asombro, sin buscar nada más, ni explicaciones ni resoluciones. Acogemos todo lo que se manifiesta como si fuera un niño o una niña querida, y le damos un abrazo de aceptación incondicional. Desde allí el cambio es más posible y menos doloroso.

En las palabras de Eugene Gendlin: “Te sientes mejor, de una manera extraña, incluso cuando lo que se manifiesta no parece para nada esperanzador a la mirada racional. Es el proceso en si que te permite sentirte mejor con las cosas así como están”.

Me gustaría ofreceros aquí una pequeña meditación guiada para experimentar este tipo de conexión. Con la práctica esto se puede convertir en un proceso natural, rápido y realmente sanador.

Os deseo mucho disfrute!

Para más información sobre mis sesiones de acompañamiento personal y talleres podéis escribir a despertandolaeducacion@gmail.com.

Os agradezco compartir la publicación y siempre disfruto de saber como os ha llegado el artículo.

Photo credit: http://www.stephaniereneedossantos.com/guest-blog-post-walking-meditation-for-writers-for-body-mind/

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Blai
    May 31, 2015 @ 16:13:10

    Leerte siempre me resulta inspirador. Nunca habia hecho una meditación contigo y esta me ha parecido muy integral… ¡Muchas gracias, Tatiana!

    Me gusta

    Responder

    • anaitats
      May 31, 2015 @ 16:32:42

      Gracias Blai, me alegra mucho saber que has encontrado la meditación integral…esta es la idea, integrarnos y aprender a aceptar todo lo que somos…te deseo lo mejor, un fuerte abrazo!

      Me gusta

      Responder

  2. soltarlaspiedras
    May 31, 2015 @ 20:56:34

    Gracias Tatiana!. Es un regalo ésta meditación que nos compartes.Saludos desde ésta cajita, a través de la inmensidad del espacio de infinita paz.

    Me gusta

    Responder

  3. Nenerus
    Jun 02, 2015 @ 11:17:28

    Muchas gracias Tatiana! Gracias por este regalo!

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: