¿Cómo cambiaría tu vida si dejaras que el deseo la dirigíera?

¿Qué imagenes te vienen a la cabeza cuando escuchas la palabra “deseo”?

Una breve recerca en las imágenes de Google con esta palabra ha producido un resultado interesante, casi todas las imágenes representaban personas en el acto sexual o, en pocos casos, niños soplando un molinillo.

Me parece interesante porqué por un lado tenemos imágenes muy vinculadas con la materia, lo físico,  la acción, la implicación personal y por el otro algo que entregamos al aire, al cielo, aparentemente fuera de nuestro control.

deseo

¿Cúales son tus asociaciones con la idea del deseo? Y ¿Que te parece la idea de dejar que el deseo guíe tu vida? ¿Cuales serían tus miedos al respeto, o tus esperanzas?

El diccionario nos proporciona esta definición de la palabra :

Fuerte inclinación de la voluntad hacia el conocimiento, consecución y disfrute de algo”.

¡Qué lindo me parece! En esta secuencia de palabras: voluntad, conocimiento, consecución y disfrute, veo las claves de todas acciones humanas y de inmediato se me ocurre la imagen de una niña que consigue, después de varios intentos, extender su cuerpo lo suficiente para agarrar un objeto deseado y acercarlo para poder disfrutar de el. Un movimiento simple y a la vez tan significativo y tan fácil de interrumpir con consecuencias emocionales de muy lago alcance. Las raíces del deseo empiezan con nuestro desarrollo motriz, movilizando nuestra voluntad para conseguir y disfrutar del mundo.

¿Cúando nos desconectamos del deseo como fuerza motriz de nuestra vida? Te invito a reflexionar ahora mismo sobre tus experiencias tempranas con el deseo …

En mi trabajo de acompañamiento emocional me doy cuenta que muy a menudo encontrar nuestro deseo es un proceso muy difícil para muchas personas. Una vez encontrado, la dificultad no disminuye, porqué entonces empiezan  a aparecer toda clase de pensamientos como: “Esto está mal, no debería desear esto, que pensaran las otras personas, es imposible conseguir la realización de este deseo….”etcétera. Culpabilidad, vergüenza y falta de optimismo son emociones que suelen estar vinculadas con nuestros deseos.

Una aportación muy valiosa de la Comunicación Integrada es la posibilidad de ver el deseo como una manifestación de nuestra fuerza vital y separarlo de las acciones y objetos que puedan satisfacer este deseo.

Esto nos permite conectar con la fuerza pura y bella del deseo, o sea, el deseo como aquel impulso innato que tenemos los humanos de implicarnos con la Vida, de conocerla, disfrutarla, enriquecerla. Somos seres físicos en un mundo que está hecho, entre otras cosas, de materia…no es maravilloso que queramos conocer este mundo, participar en el, disfrutar y compartir este disfrute con otr@s?

Este deseo es lo que nos impulsa a querer aprender a hablar, a caminar y después a aprender toda clase de cosas y experiencias…si algo no pasa para desconectarnos de nuestro deseo…

Es realmente trágico, en mi opinión, que el proceso de socialización nos induzca a creer que nuestro deseo es algo malo, algo que puede perjudicar a otras personas. Esto nos deja herid@s, nos quita fuerza y poder, nos impide vivir plenamente. Lo más preocupante es que nos deja vulnerables a las manipulaciones de otras personas.

En el lenguaje de la Comunicación Integrada nos referimos al deseo como necesidad, y entendemos la necesidad como una fuerza vital que nos conecta con todos aquellos valores que permiten enriquecer la vida como por ejemplo: respeto, pertenencia, aceptación, conexión, apoyo, expresión, autonomía etc. Lo importante es distinguir estos valores de todas las acciones y objetos que podrían satisfacerlos. Es importante hacer esta distinción porqué es en el ámbito de las estrategias (acciones y objetos) que podemos encontrar el riesgo de entrar en conflicto con el deseo de otras personas. En la elaboración de nuestras estrategias podemos ser más efectiv@s y respetuos@s si incluimos los deseos de otras personas celebrando todos los deseos como regalos para hacer la vida más rica, con creatividad y sin vergüenza!

Te invito a tomar un momento para conectar con tus deseos más vivos, saborear su belleza e imaginar como la vida, tu vida pero también la de otras personas, sería mucho más rica si estos deseos tuvieran una manifestación concreta. Y también te invito a reflexionar sobre tus estrategias: ¿Hay algun pensamiento relacionado con la culpabilidad, vergüenza o falta de esperanza que te bloquea encontrar la manera de satisfacer este deseo? ¿ Hay alguno conflicto relacionado con tu deseo? ¿Cuales podrían ser los deseos no contemplados en tus estrategias actuales y como podrías encontrar nuevas estrategias para incluir más deseos, tuyos y de otras personas, en tu vida?

Si te interesa explorar estas preguntas con apoyo y acompañamiento, te invito a conectar conmigo para solicitar una sesión gratuita vía Skype, o para organizar un taller. despertandolaeducacion@gmail.com

Photo credit veonoticia.com/wp-content/uploads/2014/12/veonoticia-globos-del-deseo.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: