Educación Emocional en la adolescencia…un proceso de autoconstrucción

Hay mucho interés hoy en día hacia la Educación Emocional, o lo que a momentos también se define cómo Gestión Emocional… cada día encontramos estudios y recercas científicas que nos revelan una cosa sorprendente: el ser humano se siente mucho mejor cuando sus emociones están reconocidas, expresadas y comprendidas!

Lo digo un poco en broma porqué me hace gracia como de repente algo que ya sabíamos a nivel intuitivo, cobra más legitimidad al tener la etiqueta de “científico “, pero es indudable que alguna de estas recercas están ofreciendo más detalles a la hora de entender los mecanismos y procesos fisiológicos vinculados con las emociones, algo que puede ser sumamente interesante y útil.

Tengo que reconocer que los términos Gestión Emocional o Educación Emocional me preocupan un poco…me suenan a un enfoque que propone intervenir en el ámbito emocional para regularlo, guiarlo, cambiarlo…esto me preocupa porqué esencialmente creo que las emociones, siendo la expresión de algo muy intimo y vulnerable, necesitan, antes de todo, un espacio seguro para poder existir y ser reconocidas tal y cual como son. Generalmente me refiero a este espacio como “empatía”. La empatía literalmente genera un espacio interior donde la emoción puede manifestarse y expresar su esencia sin “pero”. La empatía no dice “Ya se que estás enfadada, pero…”

Forgiveness-Leaves-No-Trace

Además, las emociones son portadoras de mensajes muy importantes desde nuestro propio organismo, nos alertan a prestar atención a nuestras necesidades, o sea todos aquellos valores y procesos que son absolutamente necesarios para la Vida, como por ejemplo: la aceptación, la pertenencia, la libertad, la autodeterminación, el aprendizaje etc.

Las emociones “negativas” nos indican que algunas de nuestras necesidades no están siendo satisfechas, en cambio las emociones “positivas” nos indican que si lo están. Entender las necesidades dentro del marco de la Comunicación Integrada es algo que necesitaría más espacio del que este artículo se propone (para profundizar podéis mirar aquí), pero me parece importante resaltar que “gestionar” emociones sin entender las necesidades que están de tras de ellas puede ser un planteamiento infructuoso además de peligroso.

Para ayudar a transformar las emociones desagradables, el camino que me parece más eficaz es primero de todo “escuchar” la emoción, tal y cual como se manifiesta en el cuerpo y a traves de su lenguaje simbólico. La práctica del Focusing nos ofrece herramientas muy valiosas en esta dirección. En segundo lugar intentaremos conectar con las necesidades a las cuales la emoción está vinculada y a partir de allí empezaremos a despertar nuestra creatividad para satisfacerlas. Una vez que somos conscientes de nuestras necesidades y nos implicamos en un proceso de búsqueda de estrategias para satisfacerlas, la emoción ya se puede relajar: su mensaje ha sido escuchado!

Entonces, la educación emocional no es nada más que el compromiso a un camino de aprendizaje para ser más y más capaces de aceptar nuestras emociones sin juzgarlas, cambiarlas, esconderlas, negarlas… y también de saber dirigir nuestra atención hacia las necesidades, para saberlas reconocer y atender.

Este proceso se sostiene principalmente en la capacidad de ser conscientes, de saber poner un espacio entre nosotr@s y nuestras emociones, nuestro pensamientos o acciones. Necesitamos desarrollar lo que defino como la figura del “testigo interno” para poder ver que las emociones y los pensamientos son una parte de nosotr@s, pero no la totalidad: no somos nuestras emociones o pensamientos!

Por esta razón la educación emocional es un proceso que nos implica de una manera muy personal e intima, nos invita a auto construirnos como seres humanos conscientes y abiert@s, creativ@s y empatic@s.

A la hora de acompañar niñ@s y adolescentes en su propio camino de auto construcción, podemos ofrecernos como modelos “en fase de desarrollo”, ojalá en “fase más avanzada de desarrollo”!

Podemos compartir herramientas que nos ayudan a entender y conectar con las emociones, desde el respeto y la autodeterminación. Esto también presupone, por nuestra parte, ser consciente de las distintas fases de desarrollo de las personas y las capacidades y competencias que cada fase implica, o no, para enfocar nuestro acompañamiento en coherencia con ellas.

Es un tema muy amplio y complejo, que necesita mucha investigación y experiencias vivenciales. Para ofrecer un punto de partida he escrito esta pequeña publicación que os invito a leer. Ha surgido desde la invitación a hablar de “Gestión emocional en la adolescencia” a la Escola d’Esplac, pero creo que las bases propuestas son aplicables al acompañamiento emocional en cada etapa del desarrollo.

Aquí tenéis las primeras paginas, si queréis bajar la publicación entera podéis escribirme a despertandolaeducacion@gmail.com, es gratis!

Para más información sobre la Comunicación Integrada y su propuesta en el ámbito del acompañamiento emocional, os invito a leer los artículos en este blog, a suscribiros para recibirlos regularmente. También podéis mirar la pagina de talleres y cursos y acompañamiento personal que ofrezco.

Un abrazo, Tatiana

portada a5-page-001extracto-page-001educación emocional, gestion emocional, inteligencia emocional, comunicación integrada, comunicación no violenta extracto-page-003 extracto-page-004 extracto-page-005 extracto-page-006 extracto-page-007 extracto-page-008

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. soltarlaspiedras
    Feb 10, 2015 @ 20:34:34

    Saludos Tatiana. Me resulta de gran interés éste artículo; me ha sucedido hace poco tiempo que he utilizado en varias ocasiones la palabra ” gestionar” para las emociones y, mientras lo decía , algo dentro de mí se revolvía, como si no estuviera nada acertado ese casamiento de palabras. Entiendo a dónde se quiere llegar con ese binomio, mas siento que es errado. La emociones las vivimos y, como expresas, las vamos moderando al conocernos, al hacernos conscientes de nosotros mismos. Te doy las gracias una vez más por continuar aportando luz sobre éstos temas que nos tocan y nos suenan.

    Me gusta

    Responder

    • anaitats
      Feb 11, 2015 @ 10:41:35

      Gracias a ti, como siempre me alegra mucho recibir las reflexiones de quien lee los artículos…en un taller este fin de semana llegamos a la reflexión que son las acciones que queremos gestionar, no las emociones, queremos poder eligir desde la consciencia como vamos a actuar a raiz del estimulo de las emociones, y por esto conectar con las necesidades es fundamental….un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

      Responder

  2. Claudia Ortiz
    Sep 14, 2016 @ 21:34:39

    Me interesa mucho recibir informacion sobre talleres de neuropsicologia del adolescente para gestionar acciones con mis alumnos y aportar en la resolución de conflictos. Muchas gracias

    Me gusta

    Responder

    • anaitats
      Sep 14, 2016 @ 22:09:36

      Hola Claudia, me alegro por tu interés. Si vives en Catalunya te invito a mirar mi agenda, hay varios cursos y talleres que te podrían interesar. Si no, te invito a reservar una sesión de Skype donde podemos hablar de como apoyar tu trabajo. Mientras tanto te puedo enviar mi libro “Gestión emocional: hacia un acompañamiento coherente de la adolescencia” si me escribes un correo a despertandolaeducacion@gmail.com. Un abrazo!

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: