Ser agradecid@s en un mundo difícil

Estoy muy contenta de terminar esta serie de artículos hablando de la gratitud, una experiencia muy poderosa para mí y  espero que nos ayude a terminar este periodo de reflexión con el corazón lleno y empezar el año con las manos abiertas.

El psicólogo Arthur Ciaramicoli, autor del libro “The power of empathy” (muy recomendable), define la gratitud como una experiencia y no una emoción. El místico Tomás de Aquino también definía la gratitud como una experiencia en 3 grados: el primero es reconocer el beneficio que hemos recibido, segundo es manifestar este reconocimiento a la persona que ha hecho posible este beneficio y el tercero es de alguna manera equilibrar este beneficio a través de nuestras acciones en favor de la otra persona.

Me gusta mucho esta visión de la gratitud porque me permite ver con claridad las necesidades que han sido satisfechas y cómo. Me pone en contacto con la/s persona/s que han participado en este evento y despierta dentro de mí el deseo de aportar también a la satisfacción de las necesidades de los demás.

gratitud

La experiencia de gratitud es algo bastante reciente para mí. Hace unos 10 años, mi vida me parecía muy poco ideal. Mi relación de pareja no me satisfacía completamente, mí experiencia de madre me proponía retos constantes que no sabía como superar, mis amistades me parecían demasiado pocas y distantes, el sitio donde vivía era demasiado frío, el mundo me parecía un lugar muy inhóspito, y más que nada no me gustaba quién era yo. ¡Una situación lamentable en toda regla! Lo divertido es que, todo el rato, mi relación de pareja me ofrecía apoyo, afecto, compañía, seguridad… la relación con mis hijos me ofrecía aprendizaje, amor, descubrimientos; mis amigos me aportaban cariño, diversión, apoyo, comprensión, etc. pero mi atención estaba en lo que no satisfacía mis necesidades, y lo estaba de una manera muy abatida. No hace falta decir que desde allí nada luminoso iba a surgir…

Tras mi separación y mi trabajo con la Comunicación No Violenta, empecé a darme cuenta de mis necesidades, a reconocerlas, celebrarlas, encontrar maneras para satisfacerlas y ver cuando estaban satisfechas, en lugar de estar en esta situación de insatisfacción constante. La práctica de la Comunicación No Violenta me ha demostrado el valor poderoso de la gratitud.

A través de la gratitud, la experiencia de la satisfacción de mis necesidades se amplifica por el hecho de darme cuenta y celebrarlo, mi conexión con las demás personas se fortalece y se hace más abierta, mi capacidad de elaborar estrategias efectivas se amplía y mi placer al poder enriquecer la vida de otr@s me aporta una sensación de propósito, conexión, vitalidad.

Expresar mi gratitud con claridad, poder comunicar a otra persona como sus acciones han aportado algo positivo en mi vida es una experiencia liberadora, íntima, vulnerable y muy bonita. Cuando no hay otra persona y expreso mi gratitud a la Vida misma, siento una sensación muy sanadora de conexión con una fuerza poderosa e inteligente.

El tercer grado del que habla san Tomás de Aquino, el retornar el beneficio a la otra persona, me aporta la imagen de equilibrio. El equilibrio, por definición, es algo que se pierde y en este caso el hecho de perder el equilibrio y volver a buscarlo pone en marcha una dinámica muy bonita de actos de bondad.

Aunque al principio parece ser que hay algo calculador en esta idea de “balancear” el bien recibido con el bien hecho, para mi esta experiencia es mucho más abierta y fluida. Creo que el psicólogo Joan Carriga Bacardi, en su trabajo con las constelaciones familiares y el trabajo de pareja, habla mucho de esta idea de equilibrar lo que recibimos con lo que damos y me parece que tiene mucho sentido. Esta dinámica de equilibrar se convierte entonces en el motor que alimenta la buena voluntad y el vinculo entre las personas. Pero para mi este equilibrio va incluso más allá de las personas implicadas en una situación. A momentos pasan cosas que no se pueden atribuir a alguien en concreto, o no conocemos la persona o no podemos devolverle la buena acción por cuestiones de cercanía, etc. Allí es donde veo la gratitud como una experiencia de reconocimiento de algo que no sólo va más allá de nosotr@s, sino que nos conecta con lo que me gusta llamar la Vida (que supongo que otras personas llaman Dios). Esta fuerza que nos envuelve y nos contiene, esta inteligencia que sólo podemos vislumbrar a momentos y que nunca realmente conseguimos entender con nuestras mentes lógicas. La gratitud es una experiencia del corazón.

¿Cómo encontramos la gratitud en los momentos difíciles, cuando todo parece ir mal y nuestras necesidades no están satisfechas?

En mi experiencia, la práctica de poner atención en todo lo que si satisface mis necesidades, me fortalece y me llena de una energía que luego me sustenta en los momentos en los cuales las necesidades no están satisfechas; también me aporta confianza y humildad, ya que me doy cuenta que todo lo que tengo es un regalo y no lo puedo exigir, lo único que puedo hacer es abrir mis manos y pedir.

PRÁCTICA DE HOY

Empecemos a notar todas las necesidades que están actualmente satisfechas en nuestras vidas. Dejémonos saborear y celebrar la sensación de esta satisfacción. Podemos darnos cuenta que todo esto es un regalo, que las cosas podrían ser distintas.

Visualicemos todas las personas conectadas con nuestras necesidades satisfechas….permitámonos llenar el corazón con la alegría y reconocimiento hacia estas personas. Podemos tomar la decisión de manifestarle nuestro agradecimiento, tal vez a través de una carta o un pequeño mensaje. ¿Cómo nos sentimos con la idea de manifestar nuestra gratitud?

Imaginemos como esta energía que se genera a través de la gratitud se puede manifestar en actos concretos para seguir enriqueciendo la vida de otras personas y de nosotr@s mism@s.

Para terminar, me gustaría agradeceros desde el corazón haber compartido este camino de reflexión, me ha aportado mucha alegría, propósito, conexión y creatividad. Me encantaría escuchar que es lo que estos artículos os han aportado, qué reflexiones os han brindado y qué descubrimientos habéis hecho que os apoyarán en el 2015.

Os deseo mucha luz y alegría en el nuevo año y espero poder compartir otra vez mi trabajo con vosotr@s . Para más información sobre los cursos y talleres que ofrezco podéis mirar la agenda.

Con mucho amor y respeto, Tatiana

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. soltarlaspiedras
    Ene 05, 2015 @ 17:57:31

    hola Tatiana. Mi nombre es Bárbara García Clark, soy música y profesora de música, también madre e hija. Estoy recibiendo las publicaciones de tu blog desde hace unas semanas y conecto con lo que dices y me es muy grato leer cómo lo dices. Tanto es así, que cuando he visto que hacías un curso sobre “comunicación integrada” que resulta coincidir con el día de mi cumpleaños, 10 enero, he estado tentada de conducirme hasta Barcelona para participar en él. Estoy en el camino de sanar relaciones yo diría que de continuo. Observo crecimiento y evolución. Estas navidades están siendo muy intensas con la familia, las cosas de siempre saliendo a la luz, y como que siento que estamos todos ya listos para pasar a vivir una relación más saludable. Otro de mis propósitos es no cargar con nada, aunque sí responsabilizarme. Es por ello que se me ocurre que sería un gran regalo si pudieras ofrecer tu taller por aquí. Aquí es la zona de Valencia, en concreto una montañita llamada el Vedat de Torrent. Entonces, mi pregunta es si estarías dispuesta a ofrecernos por aquí el taller de ” comunicación integrada” en caso de que reuniera a un grupo de personas que serían posiblemente familiares y amigos. Te envío un enlace con la página web donde tengo algunos de los trabajos que realizo en éstos momentos. Un abrazo y muchas gracias por tu trabajo. http://www.vocesverdes.es

    Me gusta

    Responder

    • anaitats
      Ene 07, 2015 @ 09:48:03

      Hola Bárbara y muchas gracias por tus palabras, me han alegrado el corazón…es muy bonito saber que las palabras que escribo sola en mi casa y lanzo en el éter, llegan a otras personas y las mueven, tener este feedback me aporta conexión, sentido, inspiración…
      Por supuesto estaría encantada de compartir con vosotr@s mi trabajo, si quieres que lo hablemos más enviame un mail a despertandolaeducacion@gmail. Y finalmente, muchas gracias por el link a tu pagina, que bonita! Ha sido un regalo poder escuchar tu música y tu voz tan dulce, gracias! Un fuerte abrazo y mis mejores deseos por el nuevo año…Tatiana

      Le gusta a 1 persona

      Responder

  2. Judith
    Ene 07, 2015 @ 08:19:36

    Gracias por tus pensamientos Tatiana. Valiosos y motivadores. Un abrazo, Judith

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: