Cuando se va la esperanza: diálogos con la Diosa Spe

“La fuerza que necesitamos enfáticamente como fuerza dadora de vida es la de la esperanza, de confianza en el futuro. En lo que se refiere al mundo físico, nadie puede dar un solo paso en la vida sin esperanza.”. Rudolf Steiner

La esperanza es una fuente de vitalidad que nos permite seguir en nuestros propósitos encontrando fuerzas que no pensábamos tener. Cuando la esperanza se va, nos encontramos floj@s, perdid@s, sin energía.

¿De qué está hecha la esperanza? Para mi, está hecha de todas las experiencias de conexión con la belleza y sabiduría de la Vida, también con todas las experiencias de mi propia resiliencia en frente a las dificultades que la Vida me propone. La esperanza no es un cuento de Disney, sino una experiencia de nuestra propia vulnerabilidad y a la vez de nuestra voluntad de experimentar todo lo que la Vida nos ofrece: la esperanza es temeraria.

esperanza

La Diosa griega Spes, es la ultima a salir de la caja de Pandora. Es la única a Diosa que se queda con los seres humanos para proporcionarle consuelo y solaz cuando todos los Dioses y Diosas se retiran al monte Olimpo.

Curiosamente, Spes está también vinculada con el sueño y los sueños, y con la Diosa Hygieia, la Diosa de la salud. La palabra Esperanza encapsula en su etimología el concepto de esperar, pero también de extender, a través de la raíz indoeuropea spe. Steienr nos dijo que la esperanza es por el plan físico lo que la fe es por el plan espiritual. La esperanza nos proporciona una medida de seguridad y confianza en lo que nos atiende en el futuro, lo que tiene la posibilidad de materializarse. La esperanza nos impulsa a la acción, poniendo nuestros pasos en el camino hacía lo que esperamos. A través de la esperanza nos extendemos hacía el futuro.

A la vez la esperanza necesita paciencia, la capacidad de atender al pasar del tiempo, la dimensión en la cual, junta al espacio, todo lo que es material se puede manifestar.

El filosofo Ernst Bloch responde a la antigua pregunta de Sheakespeare sobre la naturaleza de los sueños, diciendo que los sueños están hechos de esperanza.

Muchas veces, cuando no podemos dormir bien, encontramos una preocupación hacía el futuro, una pequeña incertidumbre, una falta de esperanza.

Me parece muy interesante el vinculo que los antiguos griegos atribuían entre Spes y Hygieia: una persona sin esperanza se encuentra con sus fuerzas vitales apagadas, en cambio podemos asistir a sanaciones milagrosas simplemente porqué la persona tenía esperanza en su sanción.

Qizás l@s más escéptic@s entre nosotr@s se preguntarán de que sirve la esperanza si no está basada en la realidad, en algo demostrable. Si solo es un cuento que nos contamos para hacernos sentir mejor, aunque la realidad sea otra.

Esta preocupación defiende la importancia de la verdad, de la autenticidad. Es una preocupación que llega, en mi opinión, desde el intelecto, que solo puede contemplar lo que nos proporcionan nuestros 5 sentidos. Es una preocupación muy valida e importante,sin ella podríamos perdernos en teorías completamente vacías de “tierra”, y escondernos en ellas para no confrontar nuestros miedos o retos.

Pero, creo que la esperanza es una fuerza conectada con el corazón más que con el intelecto. Es una fuerza visionaría, que nos pone en contacto con algo que todavía no existe, con las semillas de lo que será. La esperanza es creativa porqué a través de ella nos ponemos en marcha para realizar cosas que van mucho más allá de lo que parece posible en base a los simples hechos.

El amado maestro Zen Thich Nhat Hanh dice: “La esperanza es importante porqué puede hacer que el momento presente sea menos difícil de soportar. Si creemos que el mañana será mejor, podemos llevar una dificultad en la actualidad.”

En la esperanza encontramos también una medida de compasión. No a caso los antiguos la representavan como una Diosa, una  que siente compasión para las dificultades de la condición humana. A la vez no podemos utilizar la esperanza como un escudo para protegernos del dolor, no nos sirve tener esperanza por miedo al dolor, lo que nos sirve es fortalecer nuestra capacidad de resiliencia y ecuanimidad mientras ponemos nuestra energía en lo positivo que queremos manifestar en nuestro presente y futuro. La esperanza es una fuerza pro activa, positiva y valiente.

Cuando perdemos la esperanza ya no podemos actuar, o nuestras acciones pierden su vitalidad, su propósito.

PRACTICA DE HOY

Encontramos un lugar tranquilo y seguro dentro y fuera de nosotr@s para conectar con nuestra pequeña voz interior. ¿Como se manifiesta la esperanza en nuestra vida? ¿Cúal es la fuente de nuestra esperanza? ¿En que medida la esperanza nos ayuda a andar nuestro camino con coherencia y valentía? ¿En que aspectos de nuestra vida hemos perdido la esperanza? ¿Qué sería necesario para devolverla a nuestro corazón?

Podemos imaginarnos la Diosa Spes a nuestro lado, mirándonos con sus ojos llenos de compasión y amor, podemos conversar con ella desde el silencio de nuestra alma.

Si este articulo te ha gustado, compartelo con otr@s que podrían beneficiar de el. Te invito a compartir en un comentario lo que se ha despertado dentro de ti al leerlo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: