La Vida habla a través de nuestros deseos…escuchémosla!

Las necesidades son la manifestación de la Vida, que busca su máxima realización a través de todos los seres vivos” M. Rosenberg

Estar en contacto con la Vida quiere decir atender a su movimiento hacia la máxima realización, quiere decir bailar con ella, dejándonos llevar con flexibilidad y confianza, y a la vez, para bailar, necesitamos estar presentes, activ@s, responsables por nuestros movimientos. No se trata de entregarse a la Vida con total abandono, si no de ocupar nuestro sitio de compañer@s de baile.La vida también nos necesita.

cOMUNICACIÓN iNTEGRADA

La música del baile son las necesidades que se manifiestan para impulsarnos, para generar creatividad.
Desafortunadamente, en nuestra cultura, las necesidades están ocultadas y confundidas con las acciones que supuestamente tendrían que satisfacerlas… y más a menudo, están confundidas con objetos, el más eminente de ellos: el dinero. Nuestro lenguaje oculta las necesidades, y ocultándolas nos niega la posibilidad de conectar con ellas, de sentir su poderosa vitalidad, de conectar con la creatividad y con la libertad de poder escoger como satisfacerlas.
“Necesito un trabajo”, “Necesito una relación de pareja”, “Necesito unas vacaciones”, son algunas de las maneras en las cuales nos alejamos de nuestras necesidades, nos centramos en la estrategia y enfocamos nuestras energías para conseguirlas. Si por algunas razones no lo conseguimos, se genera mucho dolor, porque pensamos que nuestras necesidades no serán satisfechas.
No quiero decir que estas estrategias no sean necesariamente válidas, pero creo que es importante conectar con la necesidad antes de focalizarnos en ellas.
Este proceso de acercamiento a la energía de la necesidad es un proceso que nos acerca a nuestra fuente de poder, a nuestra creatividad. A la vez, es un proceso que nos abre a la vulnerabilidad, a la inmensa ternura de ser vivos.
Reconocer lo mucho que nos gustaría poder aportar nuestros talentos en nuestra comunidad, compartir nuestra intimidad, relajarnos y regenerar nuestras fuerzas, nos pone en contacto directo con algo que es poderoso y delicado a la vez, como el sol, en estos días de Invierno.

PRÁCTICA DE HOY
A lo largo del día, podemos poner nuestra atención en todos los seres vivos en nuestro alrededor. ¿De qué se nutren? ¿Cuales son sus necesidades?
¿Qué necesita la rosa en mi jardín para volver a florecer en su esplendor? ¿Qué necesita mi gato para ser feliz? ¿Qué necesita mi amig@, mi compañer@, mi hij@ en este momento? ¿Cuales son mis necesidades más presentes y vivas?
¿Cómo me relaciono con mis propias necesidades… ¿qué respuestas emocionales tengo hacia ellas? ¿Me siento culpable, avergonzad@, confus@? ¿Qué pensamientos me ponen en relación con ellas? ¿Me digo que no debería tener ciertas necesidades, que mis necesidades son absurdas, ilegitimas?
¿En qué manera puedo cultivar mi hermandad con la rosa, con el gato, con mis seres queridos, comprendiendo que tod@s compartimos las mismas necesidades?
Si me apetece, puedo encontrar una manera artística de representar las necesidades más vivas… podría pintar mi deseo de comprensión, bailar mi necesidad de claridad, cantar mi anhelo por paz… y dejar que dulces lágrimas de compasión salgan, si quieren salir…

Este articulo es parte de la serie “Desde la Oscuridad a la Luz”, un camino para celebrar las fiestas de Invierno de manera significativa. Si quieres recibir los siguientes articulos en la serie, subscribete al blog, y no te olvides de compartirlo  si  te ha aportado algo positivo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: