Recuperar el significado de las Navidades

Ayer tuve una vídeo conferencia con un grupo de padres y madres que están impulsando un proyecto de educación Waldorf en Tenerife. Querían profundizar el tema de las fiestas de Navidad y como celebrarlas. La conversación que tuvimos me pareció interesante y por esto la comparto con vosotros, espero que os ofrezca algunas reflexiones valiosas.

navidad, waldorf, celebración, ritual,

¿
Cómo se celebran las fiestas de Navidad en una escuela Waldorf?

Cada escuela tiene su manera particular de celebrar las fiestas, no hay una receta estándar, aúnque hay ciertos elementos en común. Para mi lo más importante es que la celebración de una fiesta sea al resultado de un proceso autentico de investigación, reflexión y puesta en común de toda la comunidad. Hacer las cosas por hacerlas o “porqué así se hace en una escuela Waldorf”, para mi no tiene mucho sentido.

La cuestión más bien sería: ¿Porqué el ser humano, desde tiempos inmemorables, ha celebrado algunos acontecimientos como el cambio de estación o algún momento de su mitología, cosmología, religión? ¿ Que necesidades profundas y innatas se satisfacen a través de la celebración de una fiesta?
Celebrando nos convertimos en auténticos creadores de cultura, los rituales generan conexión con los ritmos de la naturaleza y nos ubican en nuestro entorno, crean vínculos en la comunidad y nos ofrecen una burbuja en el espacio/tiempo donde reflexionar de manera interna sobre nuestros procesos vitales.
Por lo tanto, en estos momentos, la escuela se convierte en el lugar que acoje la comunidad en tiempos cuando estos espacios son muy raros de encontrar. La escuela se convierte en el lugar de convergencia donde todos nos podemos reconocer, compartir y co crear. Creo que es fundamental que esto sea un proceso autentico y no solo “para los niños”, que no sea un acto vacío y superficial, que las familias no sean simples espectadoras si no partes integrantes de la creación de la celebración.

En este sentido la escuela cumple su función de transformación social y cultural, lo cual es uno de los pilares de la escuela Waldorf.

En nuestra comunidad no tenemos una visión homogénea a nivel espiritual ¿ cómo se gestiona esto?

Hoy en día nos encontramos todos en una situación de fragmentación a nivel espiritual. El individualismo ha llegado hasta el punto en que cada uno vive la espiritualidad de manera aislada y personal, a menudo mezclando varias tradiciones espirituales. Esto es un proceso que se está dando para satisfacer algunas necesidades importantes como la autenticidad, libertad, autodeterminación, coherencia y abertura que el sistema cultural/espiritual de hace muy pocos años no satisfacía. Pero este proceso, aún necesario, tiene un coste: las necesidades de pertenencia, conexión e interdependencia no están muy satisfechas en este ámbito.
Además vivimos en un entorno cultural que nos empuja cada vez más a ser simples consumidores, pasivos y privados de creatividad, en cada ámbito de nuestras vidas, incluso lo espiritual. Las fiestas han sido secuestradas por parte del capitalismo y convertidas en meras oportunidades para consumir.
En este panorama se hace muy importante juntarnos y compartir nuestras experiencias y recuperar, regenerar y co crear un nuevo recipiente para nuestra vida espiritual, un buque desde el cual todos podemos beber un trago.
Es un proceso que podemos empezar en nuestras escuelas y comunidades, buscando, de forma artística, lo que nos une, lo que es verdadero, lo que nos nutre.

¿En que manera podemos ofrecer unas celebraciones menos consumistas?

Creo que en primera instancia teniendo claro lo que estamos celebrando. Preguntandonos: ¿Cúal es el sentido de la Navidad para mi, para mi familia, para mi comunidad? A partir de esta claridad se generan maneras de visibilizar los procesos y valores inherentes a la fiesta.
Para mi la Navidad es conectada con la tensión entre Luz y Oscuridad, entre lo que  endurece y enfría y lo que ablandece y calienta, entre lo que es aniquilador y lo que trae vida y esperanza… en mi clase y en mi familia las fiestas de Navidad empezaban el primer Domingo de Adviento, celebrando el ritual de la Espiral de Luces, y todo el mes de Diciembre hasta el día de los reyes habían muchas oportunidades para reconocer esta danza entre Luz y Oscuridad de mil maneras: con cuentos, canciones, poesías, velas, actos de generosidad… los regalos eran una parte muy pequeña de todo este proceso. En mi familia también decidí rescatar mi herencia Cristiana contando el cuento de Jesús desde una perspectiva que autenticamente reflejaba mí conexión con esta figura, con su propósito en el mundo, con su mensaje. En los últimos años como maestra, sentí que esta parte ya no pertenecía en el colegio (quizás a raíz de tener una familia de testigos de Jehová en mi clase), y por lo tanto me mantuve en el tema Luz y Oscuridad dejando que cada familia decidiese como llevar la historia de Jesús en su casa. Pero si que conté un cuento de una familia muy pobre y del nacimiento de su hija…para mi la historia de Jesús tiene unos archetipos muy poderosos, sea a nivel espiritual, sea a nivel social, y no los quería perder.
Lo más que fortalecemos nuestra conexión auténtica con el sentido de las fiestas y lo más que ofrecemos celebraciones significativas, ricas, sandoras, lo más débil se hace el poder del consumismo.

¿ Qué hacer con los abuelos y abuelas que quieren comprar un montón de juguetes de plástico?

Ay, este es un tema muy delicado y cada familia tiene que encontrar su manera de lidiar con esto. Sinembrago hay un tema sistémico muy importante que reconocer: los abuelos están impulsados por su deseo de aportar algo valioso y enriquecedor y lo hacen de la mejor manera que pueden o saben. Ellos representan lo que es “viejo”, el orden establecido, la tradición. Nosotros representamos lo “nuevo”, que hoy en día, de manera muy simpática, quiere recuperar lo que es autenticamente tradicional y ancestral. Nos encontramos en una situación verdaderamente compleja… Lo que me parece interesante es respetar el orden sistémico y reconocer el valor de la intención de los abuelos, su deseo de aportar. También es importante abrir espacios para que el nuevo se pueda manifestar y cumplir su papel regenerador e innovador. ¿Cómo conseguirlos? Esto es el reto! Supongo que con compasión, calma, respecto, empatía y humor. Compartiendo la información que tenemos que nos hace pensar lo que pensamos, estableciendo espacios de reflexión, de tolerancia, de reconocimiento…
Fortaleciendo los vínculos entre las personas con ideas afines en nuestras comunidades, para apoyarnos en el camino, que no es fácil pero es rico.

Para apoyar este proceso de reflexión sobre las fiestas y su significado interior, empezaré a publicar algunos posts en esta pagina a partir del día 19. Si os interesa participar en este camino, podéis suscribir al blog y aportar comentarios con vuestras reflexiones y experiencia.

Si os ha gustado el post, os agradezco que lo compartáis y que dejáis un comentario

 

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Jésica Cámara
    Dic 12, 2014 @ 22:27:07

    Hola Tatiana,

    Muchas gracias por tus aportaciones, siempre son un auténtico regalo. No puede ir ayer a la videoconferencia y me ha servido mucho tu artículo. Agradecida de tenerte en nuestro camino. Un abrazo muy grande. Jésica.

    Me gusta

    Responder

    • anaitats
      Dic 13, 2014 @ 10:42:39

      Gracias Jesica, muy contenta que el articulo te haya parecido útil… para mi también es un placer acompañar-os en este camino… con mucha ilusión de veros en Marzo! Un beso y mucha luz…

      Me gusta

      Responder

      • josep
        Dic 14, 2014 @ 16:30:14

        Gracias por tu artículo. A la escuela pública y “libre” donde llevo mi hijo, el Martinet de Ripollet, no se celebra ningún tipo de fiesta tradicional, ya sea navidad, carnaval, etc.. Hacemos dos fiestas especiales de la escuela durante el curso , donde nos encontramos todas las familias, maestras, monitoras…En el Martinet hay mucha diversidad en cuanto componente sociocultural y econòmico.. Hay familias immigrantes de Ripollet (africanas, musulmanas, latino americanas…), un familia gitana, familias que hemos venido de escuelas libres,..,, Una mezcla y unos contrastes que a mi me parecen fantásticos. La escuela está ubicada en un barrio donde domina la immigración y las familias con poco recurso económico.
        La navidad me lleva a la infancia, por la alegría de no tener que ir al cole, la nieve algunos años y por recibir algún pequeño regalo deseado (muy pocos por cierto por ser famila numerosa y con pocos recursos).Lo mejor los encuentros entre la familia , la fiesta, el baile ( en Sevilla la vivíamos a tope.,, la infancia la repartí entre Sevilla y Barcelona), y que los días comienzan a ser mas largos.
        Un abrazo

        Me gusta

  2. anaitats
    Dic 14, 2014 @ 18:19:36

    Gracias Josep por compartir tu experiencia, me imagino que una escuela tan multicultural como la vuestra, ofrece la posibilidad muy valiosa de reflexionar sobre lo que nos une más allá de las diferencias socio-culturales y economicas…

    Me gusta

    Responder

  3. Angie
    Dic 17, 2014 @ 18:21:50

    Gracias! Tu articulo me ha dejado un abanico abierto de preguntas interiores… me encanta por eso! Seguiré leyendo tu blog

    Me gusta

    Responder

    • anaitats
      Dic 17, 2014 @ 19:18:39

      Encantada Angie! De eso se trata, abrir abanicos y ventilar las cosas para que entre aire nuevo! Si quieres seguir los posts de las fiestas que empiezan este sabado, subscribe-te al blog… un abrazo!

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: