El movimiento, nuestro primer lenguaje

El trabajo de Annie Brook y Bonnie Bainbridge Cohen, llamado Body Mind Centering, ofrece una mirada muy profunda sobre lo que es el desarrollo del ser humano, aportando una experiencia vivencial de los primeros procesos vitales y sus consecuentes efectos.

El movimiento, en este trabajo, no se entiende simplemente como una acto trivial que sirve para el desplazamiento o la realización de tareas, si no como un lenguaje muy complejo, universal y con implicaciones muy profundas para el desarrollo cognitivo y emocional.

el lenguaje del movimiento

 

En mi experiencia con las prácticas de Contact Improvisation y Movimiento Autentico he podido sentir como el movimiento entendido de esta manera puede ser un instrumento muy poderoso para crear conexión, sentido y satisfacción de una manera tan simple y aún así tan profunda, liberando energías inconscientes, imágenes, memorias y abriendo las puertas a una relación muy primordial con la esencia de lo que es el ser humano.

 En mi trabajo con bebés y niñ@s   pequeñ@s, he podido sentir con certeza que el movimiento es una manera de comunicarse y entenderse, un lenguaje universal que surge desde las profundidades de una conciencia pre-verbal y atávica.

Annie Brook, después de muchos años de búsqueda personal, ha logrado un nivel de comprensión muy detallado sobre los procesos fundamentales de este lenguaje, aportando un tesoro de información para entender las implicaciones neurológicas y psicológicas del desarrollo motriz.

En este articulo voy a ofrecer un resumen introductorio de este trabajo que me parece de suma importancia en nuestra experiencia de acompañantes, educador@s y padres, en el camino de auto conocimiento y sanación personal.

No es una sorpresa que en los últimos 20 años hayamos sido testigos de un incremento exponencial de niñ@s que presentan dificultades en muchos ámbitos, desde lo cognitivo a lo emocional y social. La abundancia de nuevas síndromes es la indicación de que algo está fallando de manera muy seria en la manera en la cual somos capaces de ofrecer a nuestr@s hij@s las condiciones adecuadas para un desarrollo sano y equilibrado.

Me parece fundamental intentar entender con claridad esta situación, no para culparnos y atraparnos en sensaciones de impotencia y arrepentimiento, si no para empoderarnos y sanarnos a nosotr@s mism@s y a l@s niñ@s en nuestro cuidado.

DESARROLLO EMBRIONAL

Según la ultimas investigaciones científicas en embriología parece ser que el feto tiene la capacidad de percibir, sentir emociones y decodificar su entorno. Su primera relación con este entorno pasa a través de una serie de movimientos primarios que están vinculados por un lado a la creación de un “mapa neurológico” sobre el cual se modelarán todos los sucesivos cambios evolutivos, y por el otro establecen un “guión emocional” a partir del cual las futuras experiencias serán filtradas y gestionadas.

 

movimiento embrionalA partir del momento de la concepción, se generan toda una serie de experiencias que quedan fijadas en la memoria celular de la persona y que permanecen allí, de manera inconsciente, a lo largo de toda la vida. El entorno emocional en el cual las primeras células del feto se desarrollan, generan un contexto impactante y de alguna manera determinante (aunque siempre hay la posibilidad de transformar los efectos de este contexto a través de la conciencia y voluntad personal).

Las circunstancias de nuestra concepción, gestación y nacimiento, así como de nuestro primer año de vida, constituyen la base de nuestra organización psico-motriz, registrada en el sitio más recóndito de nuestra conciencia: el celebro límbico.

Los movimientos de desarrollose dividen en: patrones prevertebrales, vertebrales y reflejos primarios/primitivos, cada uno con su función en el desarrollo de las capacidades cognitivas. Cualquier interferencia en este proceso tendrá unas consecuencias visibles en la organización del individuo y su forma de relacionarse con el entorno, con la vida.

El primer movimiento que encontramos está relacionado con la contracción y expansión. La creación de los órganos se funda en esta pulsión y la primera experiencia que tiene el feto al relacionarse con su entorno es a través de este movimiento de flexión y extensión. Así se empieza a fortalecer el tono muscular tan importante para el futuro desarrollo de todo el organismo y su funcionamiento. También este movimiento tiene un significado a nivel emocional y psicológico.

A través de la flexión tomo conciencia de mi misma, de mi interior y me abandono al apoyo que siento a mi alrededor, confiando en él. En la extensión actúo y me abro a mi entorno a partir de un impulso interno, mi interés está fuera de mí. El ritmo en el cual se alternan estos dos movimientos es el ritmo de la danza de nuestra vida.

little hand

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: