El fuego de Sant Joan

Desde hace unos dias se oyen los coete que nos invitán a celebrar la fiesta
de Sant Joan. Yo siento la necesidad de celebrar este cambio en la estación
de una manera significativa y conciente, que me ayude a marcar un cambio en mi interior también..

Esta mañana me he encontrado en la huerta haciendo pequeñas tareas de
mantenimiento: airear la compostera, cortar las hierbas, recoger la hierba
de Sant Joan para hacer tinturas y aceite medicinal...
En un rincón de mi mente tenía presente la fiesta de hoy, y me preguntaba
cual sería la manera más adecuada de celebrarla...
Poco a poco se formó en mi ser la imagen de Sant Joan como la fiesta
diametralmente opuesta a la Navidad. Sant Joan se manifestó en las
leyendas biblicas como el que venía para preparar el camino de Cristo...
aquell@s de vosotr@s que tenéis alergia a las referencias religiosas no
tenéis que dejar de leer, no voy a seguir en esta línea....
Aún así, la imagen de que algo se está preparando, ahora, para recibir
algo más allá en el ciclo de las estaciones, me pareció muy bonita...
Miraba la hierba de Sant Joan, en su esplendor dorado, sabiendo que en
invierno su esencia me  aportará un poco de esta energía tan potente del
verano, que sanará mis quemaduras, que me aliviará el espíritu con sus
componentes anti depresivos...

 

DSC_0248

 Siento la presencia de la generosidad y abundancia de la tierra en este momento, es imposible para mí no sentirme
asombrada por la multitud de regalos que la naturaleza nos ofece, pero
mientras recogía las hierbas silvestres me preguntaba: “¿Somos capaces de
reconocer esta abundancia? ¿Sabemos qué hacer con ella? ¿Cómo
transformarla para que se convierta en algo enriquecedor en nuestra
vida?”. En esta época de desconexión es muy probable que, paseando por el
campo, much@s de nosotr@s ni siquiera sepamos reconocer todas las ofrendas
de la tierra, y sólo las registremos como “hierbas”... Creo que de manera
muy parecida hay cosas en mi vida que no reconozco como regalos, si no me
conformo en catalogarlas como acontecimientos más o menos triviales... mis
amistades, mis retos, mi salud, mi familia...
Aireando la compostera, la imagen de la transformación de algo percibido
como deshecho se hace muy clara... de toda esta materia pútrida y
apestante seremos capaces de hacer crecer verdura para sustentarnos... Y
cortando las cabezas de aquellas hierbas que ya no quiero más en mi jardín
también me pregunto: “¿Qué es lo que ya no me sirve y no quiero que se
repita?”...
Estamos ahora mirando el Solsticio de Invierno, situado al otro extremo de
la rueda de las estaciones... ¿Qué es lo que podemos recoger ahora con
gratitud para que nos sustente durante los momentos de frío, aislamiento,
oscuridad? ¿Sabemos reconocer nuestras riquezas y hacer buen uso de ellas?
Tradicionalmente en esta noche se hacían fuegos para celebrar el verano y
las parejas solían saltar juntas el fuego para pronunciar su compromiso a
seguir en su relación... saltar el fuego quiere decir apostar por el
coraje de enfrentarse con algo muy potente, enriquecedor, sí, pero también
peligroso... podemos saltar este fuego incluso en nuestra individualidad,
comprometiéndonos a una relación de apoyo con nosotr@s mism@s, con nuestro
coraje, con nuestra visión, sabiendo que nos esperan momentos de oscuridad
donde tendremos que cuidar algo tan delicado y precioso como la vida de un
bebé recién nacido en condiciones hostiles...
¡Os deseo mucha Luz, Calor y Amor en este día y todo el verano!

Minientrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: