La espiritualidad de los pensamientos

En mi intento de practicar la Comunicación Integrada en la cotidianidad, me encuentro muy a menudo reflexionando sobre el pensamiento y sus implicaciones. A veces me siento fascinada, a veces frustrada y veces simplemente desconcertada por esta función peculiar del ser humano.

En el transcurso de muchos años de búsqueda en distintas tradiciones espirituales, siempre he deducido que hay algo terriblemente poderoso en la capacidad de pensar, pero también he sentido una cierta ambivalencia hacia ella; a veces la experiencia de mi proprio proceso de pensamiento ha sido parecida a la de estar atrapada en una pequeña habitacion en la que la radio se ha dejado encendida y no hay forma de apagarla. Por esta razón, en lugar de disfrutar de esta facultad, he tenido la sensación que me impedía tener una experiencia más profunda del mundo y de la realidad, interferiendo constantemente con sus charlas triviales y repetitivas.

He dedicado muchos años a la meditación, con la esperanza de encontrar una manera de someter esta energía salvaje dentro de mí cabeza y poder descubrir su esencia y real valor. Sin embargo, no he logrado controlar el flujo incesante de mis pensamientos.

La practica de la Comunicación Integrada me ha brindado la oportunidad de ser mucho más consciente de como mis pensamientos determinan la manera en la cual interpreto la realidad, y por lo tanto, de cuestionarlos. Esto me ha aportado más claridad a la hora de reacciónar en distintas situaciónes y una atitud mucho mas leviana con respeto a la experiencia de pensar.
Con gran interés he empezado recientemente a leer el libro ” Redescubrete ” de Michael Lipson en el cual nos dá una nueva mirada a los 6 ejercicios que Steiner (el filosofo y cientifico espiritual que fundo’ la Antroposofia y la educacion Waldorf) sugirió como la preparación para conseguir las facultades necesarias para percibir las realidades superiores, o, digamos, las realidades no materiales.
El primero de estos ejercicios trata justamente de nuestro proceso de pensamiento, y Lipson nos propone unas reflexiones muy inspiradoras.
Como dijo una vez el Buda : “Somos lo que pensamos. Todo lo que somos surge con nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos hacemos el mundo .”

Esto tiene algunas implicaciónes muy significativas, en mí opinión. Percibimos nuestro entorno y lo que sucede en el a través de nuestros 5 sentidos, pero le damos sentido a través de nuestro pensamiento. De esta manera estamos en un proceso constante de decodificación: creamos conceptos de lo que percibimos y le damos ordén y sentido.
Estos conceptos se crean a través del lenguaje . Al hablar comenzamos el proceso de conceptualizar el mundo, de modo que cuando decimos “copa” podemos traer a la mente la imagen de un objeto determinado, aunque en realidad, hay un millar de tipos de copas. De la misma manera, cuando vemos uno de estos objetos, tenemos un concepto mental que rápidamente nos permite reconocerlo como una copa.
Así, el lenguaje y el pensamiento están estrechamente relacionados, y afectan nuestra capacidad de percibir la realidad, de darle sentido y por lo tanto , en última instancia , de responder a ella misma.

Podemos ver esto proceso desplegarse claramente con los niños muy pequeños, ¿cómo se acercan a cada objeto con asombro completo, dedicadose totalmente al encuentro con todos sus sentidos, y sin “saber” lo que es una copa esta se convierte en un objeto muy interesante para comprometerse a la exploración durante mucho tiempo. Pero a medida de que el niño crece y se entera, a traves del lenguaje, de que esta es una copa, no pasara’ mucho tiempo con ella en absoluto, de alguna manera ya ha perdido su misterio.

Supongo que, en cierto modo, este proceso de decodificación de la realidad, aunque necesario y útil para agilizar nuestra interacción con el mundo, se vive exactamente así, como si la vida perdiera un poco de su magia y misterio, las cosas se vuelven evidentes, casi aburridas. Me pregunto si esta podria ser una de las razones que pueden hacer el consumo de sustancias que alteran la mente bastante atractivo: a traves de estas substancias de repente podemos ver el mundo con ojos nuevos, una copa se puede convertir otra vez en una cosa fascinante y recuperamos asi’ algo de la magia de la infancia perdida.
Pero, para volver a mi punto, además de esta función muy práctica de ordenar y categorizar el mundo, el pensamiento tiene otra cualidad, que quizás es un poco mágica.
Lipson sugiere que hay una fuerza viva detrás de nuestro pensamiento que no está relacionada con nosotros a nivel individual, sino con el Cosmos. Supongo que por esta razón Steiner considera el pensamiento como la más espiritual (ver nota a bajo) de nuestras facultades, ya que proviene desde la fuente primordial de la creatividad y la intuición. En este sentido, nuestro pensamiento nos permite conectar con la esencia de las cosas en las cuales pensamos, siempre y cuando nuestro pensamiento es vivo, abierto, lleno de asombro….

Hay un océano de diferencia entre este tipo de pensamiento y la charla constante que tenemos en nuestra cabeza …

Entonces, la propuesta no es dejar de pensar, algo sumamente difícil de conseguir en mi experiencia, más bien significa usar nuestra intención consciente para dirigir nuestro pensamiento hacia su fuente espiritual y así darle vida y conectarlo a nuestro corazón.


El ejercicio propuesto consiste en coger un objeto muy ordinario, como podria ser un tenedor, y poner nuestra atención en este objeto por 5 /10 minutos al dia, cada dia con el miso objeto por un mes…podemos pensar cualquier cosa sobre de ello, siempre y cuando nuestro pensamiento se mantiene autentico, con la misma atitud que tendria un bebé…..para hacer esto el pensamiento no puede ser mecanico, ordinario, repetitivo, aburrido…tiene que implicarse con autenticidad en cada momento, a traves de nuestra voluntad consciente.

Somos capaces de tener esta atitúd hacia algo tan humilde y preveible como un tenedor?

No podemos apoyarnos, para encontrar nuestro entusiasmo, en el objeto, tenemos que encontrar esta fuerza dentro de nosotr@s mism@s….

Este ejercicio tiene el objetivo de entrenar la mente a mantenerse activa y presente, pero también de mantenerse abierta incluso con objetos y situaciónes ya conocidos, sin caer en los conceptos ya formados y cerrados si no mantenendo abierta la posibilidad de encontrar algo nuevo en este encuentro….como cambiarían nuestras relaciones y experiencias si supieramos enfrentarnos a ellas con esta atitud, utilizando nuestro pensamiento para acercarnos a la esencia, a lo inesperado, a lo posible?

Quizás las palabras de Jesus : “Sólo los que son como niños ….” entre otras cosas, querian apuntar a esta facultad del pensamiento, esta abertura , este asombro, esta frescura que nos permite relacionarnos con cada momento como si fuera exactamente lo que es : nuevo e irreplicable .
Cómo mantener esta calidad mientras siendo adult@s con nuestras tareas practicas y cotidianas podría ser el centro de nuestro proyecto de vida y quizas asi’ alcanzaremos el reino de los cielos aquí en la tierra.Imagen

Cuando digo “espiritual”, no me refiero a ningun punto de vista cosmológico o místico en particular, uso la palabra para significar la energía inteligente que es la fuente de la materia y de la vida, lo que esta’ mas alla’ de la percepción de nuestros sentidos no enterenados, como muchas tradiciones espirituales ancestrales y la física cuántica moderna están empezando a estar de acuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: